Blogia
eNie dE eLeFaNte

Llegué a la cita dos días tarde. El llegó muy temprano, y ahora no comprende los temblores de la carne que tuvo miedo de nunca llegar. Quien llega a tiempo nunca sabe del amarillo de arriesgarse a perder trenes los días de lluvia.

*

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres