Blogia
eNie dE eLeFaNte

Roseta

I

 

Entre las palabras; un espacio virgen y habitable. Elegimos el silencio y el derrumbe de las paredes, allí, por falta de uso. ¿Habitantes? Elegimos la intemperie de las calles donde nadie habita ni cohabita. Elegimos la soledad de las chambres d’hotel e ignoramos (por miedo) el espacio-tiempo que aún aguarda intacto su fecundación.

 

El parto donde no podía.

 

(Él parió donde no debía.)

 

 

II

 

Se vió aparecer el cuerpo escrito–la escritura cuerpo. Se vió el tintero y la piel manchada-goteada-tatuada-rasgada-marcada a tajos y destajo (se impregna y fluye la tinta-sangre escribiendo el tiempo de cada voz en toda piel) desmoronarse en la trampa (nada puede ser inofensivo). Luego, vamos cayendo en gajos, papiros de un jeroglífico indescifrable.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres