Blogia
eNie dE eLeFaNte

-

Sólo puedo ofrecer catástrofes. Elija:

huracanes, terremotos, tsunamis

-tengo una amplia variedad-

(sé que hay catástrofes vírgenes en mis manos).

Busco un remanso, un lugar para descansar

sin tic-tac, tic-tac, tac-tic

algo que me ampare de extravíos graves

entre olas, entre vientos, entre grietas

un reloj que marche de a ratos

a pausas, a temblores observados

y prudentes

una nube aislada, una cajita

una gruta vacía donde acurrucarme.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Anaïs -

c'était pas comme ça, du beurre.

Anaïs -

no, no, Gaby. A las graves las dejé por ahí. Me quedé con las catástrofes mantequita, que duran por un rato. (Atrás de sus nubes y relojes, hay solcitos).

Gaby -

Uhhhhh, chica, hubiera dejado las catástrofes en otro lugar del mundo! Definitivamente, hay que dejarlas y aprender a vivir sin ellas!

G. -

No es mía, che.

Anaïs -

G: disculpe el hurto de su última palabra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres