Blogia
eNie dE eLeFaNte

II

Quería una peste de olvido.

A veces, yo también.

 

Él descubrió un Aleph en mi cuello.

 

2 comentarios

anaïs -

Sergio, muchas gracias por tu comentario!
pasaré por tus letras

Sergio Felipe Mattano -

Me tropece con tus poemas después de recorrer la tierra (y vaya a saber cómo y por qué eso que nombran azar, me ligo aquí).
Me gustan mucho tus versos, son hijos de una belleza instintiva, el fruto de oir las palabras sublevadas en las entrañas. Dejo este comentario en este poema pues me impresionan particuarmente la posibilidad de expresar tanto (y tan bien) en tan pocos versos: es que, en ocasiones, no hace falta decir más... Juan Carlos Onetti decía que para ser nombradas, las palabras debían ser más importantes que el silencio; además de ser una bella definición de lo que tu has hecho, es una hermosa verdad.
Te invito a leer mis letras en http://www.mattano.blogspot.com
Quedo esperando tu visita y a vuestra disposición, S.M.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres