Blogia
eNie dE eLeFaNte

Exploración

Exploración

Había pensado llegar, pero no el modo. Sabía que en algún momento encontraría próxima a la sensación y, entonces, cada vez más (cada-vez-más) fluido transparente. Cada vez más, cada vez más, hasta la bruma y las gotas. La relación sería directamente proporcional: cada vez más profundo, cada vez más mojada.

Sin embargo, no imaginaba cómo. Y no conocía el azur.

Primero, vaivenir en territorios estrechos. Cada vez más. Y cada vez más rápido. Después, después de una curva y sus arcadas; la náusea, allí: todo ese mar vomitado en la playa.

 

(Sobre carencias del lenguaje: indecible, un orgasmo azul.)

9 comentarios

anaïs -

Gracias ánima, entonces, por tus críticas. En gran parte creo que la opción de publicar en blogs es la apertura a nuevas lecturas y posibilidades de conocer otras opiniones sobre lo que uno hace, por lo tanto cualquier cosa sincera es válida y considerable. Lástima que la mayoría de la gente que entra y lee no comenta, y entonces a veces una termina hablando sola. En fin. Ya aparecerán más comentadores.

ánima -

Tengo que decirte que con todo esto de que no se veían mis comentarios en tu blog, creí que habías realizado una cierta "censura" de los mismos. Ahora, una vez más, noto que me he confundido. Y, por el contrario, diste una extensa explicación acerca de tus inquietudes en cuanto a mis dudas y/o interpretaciones. En cuanto a lo sucedido, no podía dejar de dirigirme nuevamente hacia el presente sector (en donde uno "publica" comentarios), y hacerte llegar nuevamente la siguiente frase ya dicha: me agrada dialogar contigo. Es un gusto.
Por otro lado, he observado que en los blogs que juegan y ensayan ser literarios son mas corrientes los comentarios que tienden a no realizar crítica frente a los textos expuestos. Hecho que me disgusta. Hago la aclaración (quizá de más) que la crítica no implica necesariamente estar en contra de algo;de más sabido. Me parece muy importante el sentido crítico "constructivo"; o, al menos, que tenga las intenciones mejores para ello, y no para lo destructivo. Pienso que la crítica, como nuevo escrito, o texto (llaméselo como quiera llamárselo),también cae en la análoga situación de un texto "poético" o literario ( sin querer entrar en el debate de lo que es literario aquí). Y también es posible, en el sentido de nuevo texto digo, que no logre la interpretación o la comprensión de aquello por lo cual fue concebido.
¿A que voy? que me agrada el hecho de que te sirvieran de algo mis mínimos comentarios.
Sin querer estorbar ya con tanto palabrerío, acabo mi comentario. Un gusto, ánima.ae

anaïs -

Ánima: te pido disculpas por haber posteado tus comentarios hoy. Desde mi última respuesta hubo un problema con el servidor y no pude acceder al blog hasta hace un rato, que me notificaron su reactivación pero con la pérdida de los cambios realizados 9 días antes del 12 de febrero, que fue cuando se averió el servidor. Es por eso que tus comentarios y mis respuestas no aparecían, y quise volver a ponerlos, aunque ahora queden con otras fechas, porque ya eran parte del blog. Espero que no te moleste.

anaïs -

Hola ánima, me alegra que hayas vuelto. Fue la intención darle al lector al menos dos posibilidades de interpretar el texto (la historia del mar o la historia sexual) (o las dos; la llegada al mar como metáfora sexual), y creí que había suficientes marcas para las dos (la sexual es clara, la del mar creí que era clara con palabras como “azur” -que remite a un solo lugar en el mundo-, la recurrencia de lo relativo al mar, la playa, la bruma, etc) pero evidentemente me equivoqué y tu comentario me hizo dar cuenta de que mi texto no había funcionado como yo quería, porque realmente entonces no hay suficientes pistas sobre la playa y el mar, o porque estamos más predispuestos a leer lo sexual que alguna otra cosa, al estilo de lo que sucede con los chistes de doble sentido.
En fin, ese fue uno de mis dilemas cuando subí el texto: me parecía que debía ponerlo con la foto para dar otra pista sobre la caminata y llegada al mar, pero al mismo tiempo pensaba que si lo hacía tan claro arruinaba el texto en su parte sexual. Y lo pensé bastante y al final decidí no poner la explicación y la foto, y quizás fue un error porque eso le daba al texto lo que le faltaba. De todos modos era un experimento que no funcionó, y a eso lo sé gracias a tu comentario. Ahora el texto está con foto, explicación y discusión, así que sospecho texticidio (digo por la explicación y la foto, no por la discusión, que ojalá hubiera muchas), pero ya no importa, lo vale el espacio. Ojalá hubiera muchos comentarios que sirvan para eso.
Con respecto a la percepción orgásmica, es interesante lo que decís, y creo que compartimos la misma idea con distintas palabras. Nombrar la sensación que produce estar ante eso, sí que se puede, remitiendo a algo conocido, ejemplo: un orgasmo. El detalle está en que no conozco de orgasmos azules, y por eso no puedo explicar ni decir a qué refiere ni qué me sugiere esa experiencia, ante eso, la lengua me abandona (diría Lord Chandos, ja!) sólo me queda hacer referencia a su imposibilidad de ser representada (¿es posible imaginar un orgasmo azul?), pero no puedo decir ni explicar qué es: ahí su carencia.
En fin… gracias por pasar y hasta la próxima!

ánima -

los vericuetos de las lecturas son inesperados en los lectores, bien lo notaste y bien lo sabrás. Las connotaciones sexuales me han sido recurrentes en tus poemas. Las aclaraciones externas al texto, valga la redundancia, son externas y, en este caso, han sido posteriores. El lugar a la interpretación (aunque halla sido grotezca y con una suerte de no limitación precisa entre narrador/escritor) había sido librada. Igual me ha gustado sonreir en la variabilidad interpretativa del texto. Y me sienta a gusto también la marcada distancia existente entre la concepción del texto y mi modo de apelar directamente al ámbito sexual la escritora. Me hace reir. De todos modos, no puedo dejar de lado las connotaciones mencionadas. Veo una percepción orgásmica que no sabré si es conciente o inconciente en vos. Entonces no estoy de acuerdo con que sea una carencia del lenguaje, porque la concibo como posibilidad implícita del mismo, como posibilidad de aunar en la percepción e!
xacta de lo que es pero en la individualidad de cada uno. Es decir, allí el lenguaje no ha dicho el sentir del orgasmo azul, pero sí remite a la percepción individual de un orgasmo, que claro, y es la limitación por excelencia, no sabremos jamás si es igual entre uno y otro ser. Un gusto dialogar contigo, ánima.

anaïs -

ánima, no quiero ser puta, ni mi narradora. También son un placer la bruma y las gotas del mar azul -ese fluido transparente-, en la "côte d'azur" llegando desde las arcadas del "quartier des anglais" (barrio de los ingleses) en Niza, Francia. Ahora, ¿lo lees de nuevo?

anima -

una niña tonta mojando por primera vez la cama a los 20 años..... si no más... te gustó que te la ponga así? aprendé a ser puta nena.. vas a escribir mejor.. con personalidad que es lo que te falta en tus escritos: personalidad.

anaïs -

chas gracias!

Rocco Sifreddi -

Che, me agrada tu blog. Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres